Aconsejan tomar coberturas para el maíz tardío

Se prevé gran oferta en el periodo junio-septiembre de 2018

10/11/2017 | 6:00

Muchos productores que sufrieron excesos hídricos y no pudieron implantar maíz de primera se están volcando, obligados, a siembras tardías y de segunda. Estos agricultores deberían tomar precauciones en el plano comercial si quieren eludir los precios bajos que se vaticinan para la época de cosecha.

El tema fue planteado en el reciente Seminario de Comercialización organizado por Globaltecnos, en el que se recordó que el precio internacional del maíz se redujo 37 por ciento en los últimos cinco años por las excelentes cosechas de Estados unidos y Brasil, que generan altos stocks.

 

Abundancia mundial de maíz

Son conocidos los rendimientos superiores 10.000Kg/ha que vienen obteniendo los agricultores estadounidenses desde 2013 hasta la actualidad, que generaron cosechas superiores a 350 millones de toneladas. Menos difundida es la performance de Brasil, que sembró 18 millones de hectáreas en la campaña 2016/17, entre cultivos de primera y zafrinha, que dieron lugar a 98 millones de toneladas. “En el ciclo 2017/18 continuará aumentando la siembra de cultivos de segunda, cuya producción llega al mercado en el periodo junio-septiembre, en coincidencia con el grueso de la oferta argentina” advirtió Diego Pasi, orador en el seminario. El país vecino exportó 30 millones de toneladas y conserva altos stocks, dos factores que presionan sobre los precios internacionales.

 

Producción argentina en expansión

En la Argentina, la producción 2016/17 fue de 49,5 millones de toneladas y quedaron 10 millones de existencias si se alcanzan a exportar 27 millones. Para el ciclo 2017/18 se estima un área sembrada de 8,9 millones de hectáreas, de las cuales se cosecharían 6,9 millones. Con un rinde de 7,4 toneladas por hectárea, se cosecharían 51 millones de toneladas, récord absoluto, de los cuales se exportarían 30 millones y nuevamente quedarían altos stocks después de atender los requerimientos del consumo interno, que muestra un leve crecimiento.

En ese escenario de abundancia mundial y regional de maíz, los cultivos de primera quedarán mejor parados en resultado económico, por venderse a mejores precios y requerir menores gastos de acondicionamiento al cosecharse secos. Los cálculos de Globaltecnos arrojan resultados positivos en campo propio y alquilado si se alcanzan rindes de tendencia en la región pampeana.

Los cultivos tardíos, en cambio, solo prometen resultados rentables en campo propio por menores precios a cosecha, mayores gastos por secada y complicaciones durante la recolección.

Los productores que decidan sembrar estos cultivos tardíos tienen que considerar si lo cosechado se va a consumir en la empresa (hay buena relación de conversión de grano de maíz en carne) o si tiene destino comercial. En el segundo caso, sería recomendable analizar la concreción de coberturas comerciales con un put (asegura un piso de precio de venta); un forward con call (asegura un precio de venta y permite capturar eventuales subas);  un basis en Chicago u otras alternativas que eviten la entrega y cobro en la época en que todos hacen lo mismo.