Las asignaturas pendientes frente a una producción creciente de granos

Estado actual y capacidad de respuesta de los eslabones comerciales ante a los desafíos logísticos de los próximos años

06/11/2017 | 6:00

En un trabajo realizado por Julio Calzada y Emilce Terre, de la Bolsa de Comercio de Rosario, se observa que la Argentina está bien preparada para industrializar y exportar una producción creciente de granos, pero tiene asignaturas pendientes en transporte y
almacenamiento

Capacidad de industrialización 
La capacidad instalada de procesamiento de oleaginosas alcanza los 67 millones de toneladas métricas (Mt) en todo el país, un 113% de la producción actual de oleaginosas (estimada en 59,2 Mt) y un 102% de la producción potencial para dentro de una década, estimada en 65,8 Mt. Como se ve, la capacidad de crushing actual de Argentina alcanza perfectamente para atender la producción presente y futura de oleaginosas (Cuadro 1).

Si nos centramos específicamente en la capacidad instalada en las plantas del Gran Rosario, pueden hoy procesar algo más de 52 millones de toneladas por año, representando el 88% de la producción nacional actual y el 80% del output potencial para la campaña 2025/26. Sin embargo, ya se han anunciado inversiones privadas por parte de las principales plantas de la región que permitirían adecuarse a las necesidades del futuro próximo, como Renova, Terminal 6, ACA y Dreyfus.

Cuadro 1. Capacidad instalada para procesamiento de oleaginosas

Capacidad de embarque
Otro punto donde la Argentina se encuentra en una óptima situación es en la capacidad de carga de sus terminales portuarias, para despachar crecientes producciones de granos y derivados.

En las instalaciones portuarias del Gran Rosario se embarca entre el 65% y el 70% del total de despachos internacionales de granos de la Argentina y el 96% de las harinas y aceites. Esta participación está llamada a incrementarse con el próximo aporte el NOA y NEA, que constituyen las regiones donde más se espera se incremente la producción de granos en el futuro.

Hoy, la capacidad instalada permite cargar en los buques de ultramar el 106% de la producción nacional de granos, el 227% de la de subproductos, el 433% de la de aceites y el 618% de la de biodiésel (cuadro 2).

En diez años, las instalaciones actuales podrán cubrir con comodidad las necesidades de despacho de subproductos y  el 90% de los embarques de granos. No obstante, hay que considerar que en los cálculos se está computando toda la futura producción granaria de la Argentina (unos 140 millones de toneladas), que no toda va a ser exportada como grano. Además, una parte importante saldrá por los puertos de Bahía Blanca, Quequén, Ramallo y otros.

Cuadro 2. Capacidad de carga en las terminales del Gran Rosario

Capacidad de transporte interno
El transporte vial y ferroviario representa hoy una de las desventajas competitivas para nuestro país en lo referido al movimiento de granos y subproductos, sobre todo en zonas extrapampeanas. Dependemos demasiado del medio de transporte más caro, el camión. Para un viaje corriente, por ejemplo de 320 km, la Argentina tiene un flete camionero un 73% más caro que en Estados Unidos y un 66% más caro que en Brasil por cada tonelada de granos que se mueve. En distancias de 1150 km, la comparación con Brasil también nos es desfavorable: nuestros hermanos limítrofes tienen un costo de 3,4 centavos por tonelada-kilómetro mientras que la Argentina, de acuerdo con el tarifario oficial, se ubica en 5,6 centavos por t/km.

Sin embargo, desde el sector público nacional se ha anunciado un ambicioso plan de infraestructura ferroviario y vial para los próximos 20 años, que bien ejecutado, podría resolver una parte importante de estos inconvenientes. No obstante, aun quedarán los 400.000 kilómetros de caminos rurales que recurrentemente se inhabilitan por exceso hídricos, dejando virtualmente paralizada la posibilidad de sacar el grano de los lotes.

 

Capacidad de almacenamiento

Como puede verse en el cuadro 3, la capacidad fija de almacenaje en manos de productores ronda los 16 millones de toneladas, a las que se suman otros 61 millones que pueden ser conservados en estructuras fijas por parte del sector comercial (acopios, cooperativas, industrias, terminales portuarias, etc.).

Esta capacidad total de almacenaje en instalaciones fijas de 77,4 Mt representa el 64% de la producción total de granos actual, estimada en 120 millones de toneladas, y el 55% de la producción potencial para el ciclo 2025/26, previsto en 140 millones.

Hoy, el diferencial entre producción y capacidad almacenaje fijo se cubre con silobolsas (estimativamente, unos 40 Mt se guardan en este tipo de estructuras plásticas). Si se prevé cubrir todo el aumento de la producción con silobolsas, se debería estar hablando de 63 millones de toneladas guardadas en estructuras temporales de este estilo; es decir, 23 Mt más que ahora, demandando unos 115.000 silobolsas adicionales a tal fin (considerando que cada uno tiene una capacidad media de guardado de 200 toneladas).

Cuadro 3. Capacidad instalada para el almacenaje de granos

Como se puede ver, los distintos eslabones del sector agroindustrial privado han mostrado dinamismo a la hora de adecuar sus estructuras a los desafíos productivos de la Argentina, aunque es posible que la perspectiva de una mayor producción y exportación de granos presente algunos desafíos logísticos adicionales que deberán atenderse, sobre todo en transporte y almacenaje, con el trabajo conjunto de particulares y el Estado.