El maíz como fuente de electricidad

Productores cordobeses inauguraron la primera empresa elaboradora de etanol a base de maíz en 2012; en 2017, por primera vez en la historia argentina, el cereal también estará presente en la red eléctrica nacional

25/05/2017 | 11:54

Este año comenzará a introducirse energía alimentada por biogás proveniente de la descomposición anaeróbica de derivados del maíz en la red eléctrica nacional.

El hecho será protagonizado por una industria –Bioeléctrica– que es producto del esfuerzo asociativo de un grupo de empresarios agropecuarios cordobeses que en 2012 había inaugurado la primera empresa elaboradora de etanol a base de maíz (Bio4).

Bioeléctrica resultó adjudicataria, por parte del Ministerio de Energía y Minería de la Nación, de 3,20 megavatios (MW) sobre un total de 8,63 MW distribuidos entre cinco emprendimientos de similar índole.

Inicialmente, el sistema de Bioeléctrica estaba diseñado para digerir exclusivamente silo de maíz mezclado con desechos orgánicos provenientes de feed lots, tambos y establecimientos porcinos de la zona. Pero, como el precio ofrecido por el Ministerio de Energía (160 U$S/MWh) no resultó elevado, debieron  introducir vinaza, un subproducto líquido de la destilación del mosto en la fermentación del etanol.

 

Características

La planta de Bioeléctrica, localizada en Río Cuarto, cuenta con una capacidad instalada de 1,0 MW, que será duplicada en el corriente año. Además, se montará otra unidad adicional en la zona para poder cubrir los 3,20 MW adjudicados en 2018.

Los socios de Bioeléctrica están realizando preevaluaciones –a pedido de diferentes interesados– para construir otras siete plantas de biogás en las provincias de Salta, Buenos Aires, San Luis y Córdoba.

Los otros cuatro proyectos de biogás que resultaron seleccionados por las autoridades del Ministerio de Energía son ACA Yanquetruz, en San Luis, que empleará purines de porcinos; Adecoagro, en el megatambo estabulado que la compañía tiene en Christophersen (Santa Fe); Central Térmica Biogás Ricardone, en Santa Fe, y Forsu, en Huinca Renancó, que empleará residuos sólidos urbanos.

 

Fuente: Aacrea