La roya no da tregua al trigo

En muchos lotes hubo que hacer dos aplicaciones de fungicidas

01/11/2017 | 10:03

Las enfermedades fúngicas no dan respiro al trigo de la campaña 2017/18. Desde los primeros estados vegetativos hasta la actualidad no paran los ataques, favorecidos por condiciones predisponentes. Fue una situación agronómica “de libro”.

En el sur de Santa Fe, en muchos campos ya van por dos aplicaciones de fungicidas y no descartan una tercera. “En los campos de Rufino, el tratamiento de lotes de trigo era esporádico en campañas anteriores, orientado básicamente algunas variedades susceptibles. Este año esa tradición se rompió, gracias al ambiente húmedo permanente y a temperaturas benignas en otoño-invierno en lo que va de la primavera”, diferencia un técnico local.

“Hay variedades que siempre mostraron resistencia a roya, que este año se quebró y se mostraron susceptibles, en virtud de la severidad de los ataques”, agrega.

 

Aplicaciones repetidas

“En muchos lotes se hizo una aplicación temprana ante la aparición de la enfermedad en la zona, pero después tuvimos que recurrir a una segunda, porque la mayoría de los fungicidas aseguran una protección por 20-25 días, según condiciones ambientales”, añade.

Quienes no estaban atentos a la posibilidad de reinfestación después de la primera aplicación y demoraron el segundo tratamiento una semana, están viendo daños importantes en los cultivos”, avisa. Sucede que, en esa zona, “los trigos temprano ya están en floración y no forman nuevas hojas. En esas condiciones hay que defender la biomasa disponible, sobre todo la hoja bandera”, aclara.

En general, la mayoría de los fungicidas, si fueron bien aplicados, dieron buenos controles durante el periodo de protección, sobre todo cuando se realizaron dos aplicaciones. No obstante, en algunos lotes los técnicos evalúan un tercer tratamiento con productos de menor costo para asegurarse la protección del rinde potencial, sobre todo si volviera el tiempo húmedo y aparece riesgo de fusariosis.

Los tratamientos fungicidas son recomendables en todos los cultivos amenazados, pero son indispensables en los casos en que se han desarrollado planteos de alto nivel tecnológico, con variedades que aseguran alta calidad del grano. Con suficiente humedad del suelo y gran desarrollo vegetativo, prometen rindes superiores a los de tendencia. Con precios firmes a cosecha en el mercado doméstico, se justifica la protección del potencial de rendimiento.

 

Mercado tenso

Mientras tanto, el mercado de trigo se muestra tenso, con cotizaciones sostenidas ante el riesgo de que la cosecha 2017/18 sea menor a la del año pasado. La condición firme también es consecuencia de la comercialización de casi toda la producción 2016/17, que había alcanzado 18,5 millones de toneladas según el Minagro: el consumo interno demandó 6,5 millones de toneladas y  hay declaraciones de venta para exportación cercanas a 12 millones de toneladas.

 

Fuente: Carlos Marin Moreno