Excesos hídricos afectan 1,1 mill./has. sembradas con soja, maíz, girasol y sorgo

Lluvias acumuladas durante las últimas semanas sobre gran parte del área agrícola nacional generaron anegamientos en lotes implantados, que provocaron pérdidas y limitaron el normal desarrollo de los cultivos en pie. También se relevaron inundaciones en extensas áreas ganaderas y otros ambientes no destinados a la producción de granos del país.

13/02/2017 | 1:31

Bajo este panorama, se estima que 770.000 de hectáreas de soja, 290.000 de maíz, 21.000 de sorgo y 19.000 de girasol, se encuentran afectadas por la situación climática actual. En consecuencia, el área total afectada asciende a 1,1 millón de hectáreas, de las cuales un 50 % ya estarían perdidas debido a la gravedad del daño registrado. Este porcentaje podría aumentar en función de la evolución del clima durante los próximos días. Las regiones más comprometidas se ubican en el sur y el margen este de Córdoba, el centro y sur de Santa Fe, el norte y oeste de Buenos Aires y el extremo sur del núcleo productivo de Chaco.

Por otra parte, la proyección nacional de superficie destinada al cultivo de soja cae a 19.200.000 hectáreas, reflejando un recorte de 100 mil hectáreas en comparación al informe PAS publicado el 12-01-2017. Este ajuste se debe a la imposibilidad de concretar los planes de siembra en zonas afectadas por inundaciones sobre el centro y noreste de la región agrícola nacional, a los que se suman cuadros remanentes que no pudieron ser incorporados debido al prolongado déficit hídrico que afecta al sur de la provincia de Buenos Aires.

En relación a los cuadros ya implantados con soja, los excesos hídricos en el centro de la región agrícola afectan con mayor intensidad a lotes sembrados en fechas tardías que se encontraban en crecimiento, provocando daños o pérdidas en las primeras etapas de desarrollo del cultivo. Asimismo, en las regiones más anegadas del Centro-Norte de Córdoba y Santa Fe, el maíz temprano se encuentra en desarrollo, con un potencial de rendimiento que estaría limitado por los excesos de humedad.

En cuanto al cultivo de girasol, la cosecha se encuentra demorada por los anegamientos ocurridos en el centro del Chaco y norte de Santa Fe. El avance nacional alcanzó el 16,6 % de la superficie apta, con un rendimiento promedio que descendió a 19 qq/Ha, luego de registrarse mermas en el potencial de producción de los últimos lotes recolectados, como consecuencia de las precipitaciones que afectaron al cultivo. En el núcleo girasolero del Chaco, no se descarta la posibilidad de registrar pérdidas de área en lotes que se encuentran anegados, impactando sobre el rendimiento y la producción regional.

Por último, luego de recolectarse los últimos lotes de trigo y cebada en el Sudoeste y Sudeste de Buenos Aires, se dio por finalizada la campaña de fina 2016/17, alcanzando las 15.000.000 de toneladas proyectadas para trigo, y 3.000.000 de toneladas para el cultivo de cebada. El rendimiento nacional de trigo finalizó en 33,9 qq/Ha, superando al alcanzado en las últimas cinco campañas, gracias a las buenas productividades que se recolectaron sobre el sur de Córdoba, centro y sur de Santa Fe, norte y oeste de Buenos Aires, y centro de Entre Ríos.

Fuente: Bolsa de Cereales de Buenos Aires