¿Cuál es el valor de equilibrio del dólar?

A pesar de los recientes aumentos, todavía está debajo del promedio de los últimos 18 años

10/08/2018 | 2:00

A pesar de que el poder de compra del peso argentino en relación a las monedas de nuestros principales socios comerciales ha aumentado en los últimos dos meses por la modificación del tipo de cambio nominal, éste aún se encuentra muy por debajo del valor promedio que ostentaba entre los años posteriores a la crisis del 2001.

 

Tipo de cambio real multilateral

Mucha tinta ha corrido las últimas semanas refiriéndose al aumento del tipo de cambio en la Argentina, luego de que la cotización de nuestra moneda alcanzase un máximo en torno a los 29 pesos por dólar en el mes de junio. Sin embargo, es importante destacar que se trata de una suba nominal, la cual no coincide con un mínimo histórico del poder de compra de nuestra moneda, según surge de la evaluación del tipo de cambio real en el período 1997-2017.

En efecto, el gráfico siguiente muestra el índice de tipo de cambio real multilateral (ITCRM) elaborado por el Banco Central de la República Argentina. Según la definición oficial, este índice mide el precio relativo de los bienes y servicios de nuestra economía con respecto a los de un grupo de países con los cuales se realizan transacciones comerciales. Se obtiene a partir de un promedio geométrico ponderado de los tipos de cambio reales bilaterales de los principales socios comerciales del país.

Distintas fases

¿Qué muestra el índice luego de la devaluación de estos meses y cómo estamos respecto del período posconvertibilidad?

Puede verse que incluso con la caída del poder de compra del peso argentino de los últimos dos meses, el valor de 108,5 que exhibía, a junio 2018, es aún muy inferior al promedio de 129,3 que tuvo el indicador desde la salida de la convertibilidad en el año 2002.

En detalle, el gráfico permite observar el mencionado indicador desde una perspectiva histórica, distinguiendo algunas etapas bien marcadas.

Así,  entre 1997 y 2001, coincidiendo con la vigencia del Plan de Convertibilidad, la moneda local se mantuvo en niveles relativamente bajos, lo que habla de un tipo de cambio real apreciado.

Con la salida del Plan de Convertibilidad y la fuerte depreciación del peso, el ITCRM comienza una nueva etapa que, al menos hasta 2007, se caracterizó por un tipo de cambio real significativamente más alto. Esta mayor competitividad de los bienes argentinos en el mundo, a su vez, alentó una notable mejora del saldo de la balanza comercial.

A partir del año 2008, paulatinamente, se inició un proceso tendencial de apreciación real vinculado mayormente a una suba del nivel general de precios internos más que proporcional al incremento de los precios externos. Si bien esta tendencia tuvo leves interrupciones con las depreciaciones nominales del 2009, comienzos de 2014 y fines de 2015, la eliminación de los controles de cambio en 2015 y el blanqueo de 2016 impulsaron una significativa entrada de capitales que apreció la moneda nacional.

Recién a mediados de este año, esta tendencia decreciente se revirtió y el ITCRM subió a 108,5. Este valor, si bien se ubica un 19% más arriba respecto del promedio del bienio 2016 y 2017, aún se encuentra un 7% por debajo del promedio 2008-2015 y un 32% por debajo del promedio 2002-2007.

 

Implicancias

Si bien los factores estructurales que generan superávits o déficits de la balanza comercial pueden ser varios (políticas fiscales y monetarias, intervenciones en los mercados de cambio y regulaciones excesivas en los mercados laborales y de bienes, entre otros) queda claro que los períodos donde el TCRM sube se asocia a superávits (es decir, se exporta más de lo que se importa); en tanto, las caídas del TCRM suelen asociarse a un agravamiento del déficit comercial externo. La relación entre el ITCRM y el saldo de la Balanza Comercial argentina se expone en el gráfico.

Como puede verse en las distintas experiencias históricas, las subas en el tipo de cambio real multilateral han generado mayores exportaciones y baja de importaciones, tal como se observa en febrero de 2014 y a finales del 2015. Por esta razón, es de esperar que la reciente suba del ITCRM vuelva a implicar una reversión del déficit comercial y una mejora en el déficit en cuenta corriente que hoy presenta nuestro país.

 

Fuente: Bolsa de Comercio de Rosario.