La siembra de maíz y soja en Estados Unidos, a toda marcha

Se van superando los inconvenientes climáticos

16/05/2018 | 2:00

La siembra en Estados Unidos se recuperó alcanzando el ritmo del promedio de los últimos años y ya algunos comienzan a agregar hectáreas al área establecida como preliminar por el USDA. De hecho, Informa Economics aumentó la estimación de área de maíz y de soja en 1 millón y en 400.000 acres, respectivamente.

El próximo informe de superficie sembrada del USDA se dará a conocer el 29 de junio y no sería improbable ver números de área creciendo en ese reporte. Haciendo un poco de historia estadística, en los últimos diez años, ocho veces el número de hectáreas de maíz y soja en el reporte de junio superó los del informe de marzo.

Mientras tanto, el mercado desconoció el gran avance de la siembra de maíz en Estados Unidos, para hacer foco en el creciente recorte de la safrinha en Brasil. De este modo, se observa que la relación soja/maíz se reduce luego de haber alcanzado valores máximos.

 

Harina de soja

Por otro lado, los miembros de la National Oilseed Processors Association (NOPA) informaron una molienda de 161 millones de bushels en abril, sexto mes con récord consecutivo para la molienda de soja de Estados Unidos.

A esta época del año se ha molido un 6% más que el año pasado y tan solo se necesita moler un 2% más desde mayo a agosto para alcanzar el valor que proyecta el USDA como molienda de la campaña 2017/18.

La desventaja de este dato la sufre el aceite de soja, con sus enormes existencias y la incapacidad de utilizarlas a buen ritmo.

En medio de todo esto, el mercado sigue sumergido en las negociaciones entre Estados Unidos y China, y todo tipo de elucubraciones respecto de las nuevas orientaciones de la demanda y de los escenarios que pueden sobrevenir a partir de ello. El tema geopolítico cada vez más importante y hay que seguir la evolución del dólar, del petróleo y de las monedas en Sudamérica, sabiendo que podemos influir muy poco en todo eso.

Es en nuestras empresas, en nuestros márgenes, donde podemos ser predecibles. Hay que hacer los números, plantear escenarios y salir a cubrirlos.

 

 

Fuente: Celina Mesquida. Agroeducación