No esperan una gran devaluación del peso en los próximos días

El ingreso de la cosecha gruesa le pondrá un techo al valor del dólar

14/03/2019 | 6:00

Durante el mes de marzo no se avizora en el escenario económico un alto atesoramiento de moneda extranjera. Por el contrario, se observa una suba de los depósitos a plazo fijo en pesos y dólares, y fuerte demanda por las colocaciones que realiza el gobierno nacional de Letes al 4,5% anual.

Además, el Banco Central tiene reservas por 69.000 millones de dólares, y con el desembolso del FMI de la semana próxima, podrían subir a 80.000 millones. El campo comenzará a exportar maíz y soja trayendo dólares al país en un momento oportuno.

Por otro lado, todos los partidos que compiten en la carrera electoral, incluido el kirchnerismo, han declarado que respetarán el pago de la deuda privada, aunque renegociarán con el FMI el cronograma de vencimientos. En ningún caso se habla de default o cesación de pagos de la deuda argentina.

Hay que recordar que la deuda argentina asciende a 307.000 millones de dólares, pero solo 143.000 millones son exigibles porque están en manos de privados, un monto muy bajo para que la Argentina entre en cesación de pagos y eche por tierra toda su reputación internacional, quedando por fuera de todo tipo de financiamiento.

En síntesis: Con un gran caudal de dólares en las reservas, una base monetaria controlada, altas tasas de interés y un ingreso de dólares de la exportación de maíz y soja, no hay en el horizonte posibilidades de una gran devaluación del signo monetario. Si a esto se le suma que el escenario recesivo se agrava por una inflación que treparía al 10% en el primer trimestre, hay poco margen para que haya una corrida importante de pesos hacia el dólar.

En ese contexto, las tasas de interés pasivas en pesos en los bancos treparon a niveles del 40% anual, pero es poco probable que suban mucho más, a pesar de que las Leliq pagan el 62% anual. Estas letras están limitadas a un determinado monto y los bancos toman dinero en el mercado para prestarle a particulares; si la tasa pasiva sube mucho cae la demanda de crédito y se complica toda la operatoria.

 

Fuente: Salvador Di Stefano