Qué dice el nuevo informe del USDA

Recortó las existencias finales de maíz y de soja en Estados Unidos

13/06/2018 | 11:19

El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos publicó su nuevo informe mensual de oferta y demanda de granos en el nivel mundial. Lo más importante del reporte fueron los ajustes de las existencias finales estadounidenses de granos gruesos 2017/2018, que para el caso del maíz fue de 55,40 a 53,40 millones, contra una previsión del mercado de 55,02 millones. Para la soja pasó de 14,43 a 13,75 millones, frente a una proyección de los privados de 14,21 millones.

En cuanto al ciclo 2018/2019, no hubo grandes novedades sobre las cifras estadounidenses y lo más relevante se relacionó con el mercado de trigo, con la reducción de 72 a 68,50 millones de toneladas previstas para la producción de Rusia, cuyas exportaciones pasarían de 36,50 a 35 millones, contra los 40,50 millones estimados por el USDA para la campaña 2017/2018.

Acerca de la Argentina, el USDA redujo de 39 a 37 millones de toneladas la cosecha de soja 2017/2018 y mantuvo en 33 millones la producción de maíz.

A continuación, los principales datos del nuevo reporte oficial.

 

Maíz

En su repaso por la vieja campaña estadounidense, el USDA elevó de 56,52 a 58,42 millones de toneladas su estimación sobre las exportaciones de maíz. Ese dato determinó que las existencias finales descendieran de 55,40 a 53,40 millones y que quedaran por debajo de los 55,02 millones previstos por el mercado en la previa del reporte oficial.

Acerca de la producción de Brasil, el USDA la estimó en 85 millones de toneladas, por debajo de los 87 millones de mayo. El saldo exportable fue calculado en 29 millones, frente a los 30 millones del informe precedente.

Para la Argentina, el USDA estimó la cosecha de maíz en 33 millones de toneladas, sin cambios respecto del mes pasado, en tanto que las exportaciones fueron sostenidas en 25 millones.

La producción global de maíz fue calculada en 1034,77 millones de toneladas, por debajo de los 1036,66 millones previstos en mayo, mientras que el stock final fue proyectado en 192,69 millones, frente a los 194,85 millones del trabajo anterior y a los 193,39 millones estimados por los operadores.

En cuanto a la nueva campaña, el USDA mantuvo su previsión sobre la cosecha de los Estados Unidos en 356,63 millones de toneladas; redujo de 136,53 a 135,90 millones el uso forrajero, pero elevó de 317,26 a 317,90 millones el uso total. Lo que compensó el menor uso forrajero e incluso elevó el uso total fue el aumento del uso de maíz para etanol, de 142,88 a 144,15 millones de toneladas. Las exportaciones, en tanto, fueron sostenidas en 53,34 millones. Con estos ajustes, y teniendo en cuenta la caída del stock inicial, de 55,44 a 53,40 millones, el organismo proyectó las existencias finales en 40,07 millones de toneladas, por debajo de los 42,73 millones de mayo y de los 42,24 millones previstos por el mercado.

En cuanto a la oferta sudamericana, el USDA mantuvo en 96 y en 41 millones de toneladas sus cálculos para las aún lejanas cosechas de Brasil y de la Argentina, cuyos saldos exportables fueron proyectados en 31 y en 27 millones, respectivamente.

Entre los principales demandantes de maíz, la única modificación aparece en los países del sudeste asiático, con una merma de sus compras 17 a 16 millones de toneladas. Para el resto no hubo cambios.

La producción mundial de maíz fue calculada en 1052,42 millones de toneladas, por debajo de los 1056,07 millones previstos en mayo, mientras que el stock final fue proyectado en 154,69 millones, frente a los 159,15 millones del trabajo anterior y a los 157,56 millones estimados por los operadores.

 

Soja

En su revisión del ciclo precedente en los Estados Unidos, el USDA elevó de 54,16 a 54,84 millones de toneladas el volumen de la molienda y de 57,78 a 58,46 millones el uso total, en tanto que mantuvo en 56,20 millones el saldo exportable. Así, las existencias finales fueron calculadas en 13,75 millones de toneladas, por debajo de los 14,43 millones de mayo y de los 14,21 millones previstos por el mercado.

La cosecha de Brasil fue estimada por el USDA en 119 millones de toneladas, por encima de los 117 millones del informe de mayo, en tanto que el saldo exportable fue calculado en 74,65 millones, frente a los 73,30 millones precedentes.

Para el USDA, la sucesión de sequía y excesos hídricos derivó en una cosecha de 37 millones de toneladas de soja en la Argentina, por debajo de los 39 millones estimados en mayo. El saldo exportable de poroto de soja fue reducido de 4,20 a 3,50 millones de toneladas, en tanto que las importaciones fueron elevadas de 3,10 a 3,35 millones. Las exportaciones de harina fueron reducidas de 29 a 28,50 millones, mientras que las de aceite fueron mantenidas en 4,68 millones.

Las compras chinas fueron sostenidas en 97 millones de toneladas.

En el nivel mundial, el USDA estimó la cosecha de soja en 336,70 millones de toneladas sin cambios respecto de mayo. Las existencias finales fueron calculadas en 92,49 millones, frente a los 92,16 millones del mes pasado y a los 91,35 millones previstos por el mercado.

Para la nueva campaña estadounidense, que se inicia con buenas condiciones climáticas para los cultivos, el USDA mantuvo su proyección de cosecha en 116,48 millones de toneladas; elevó de 54,30 a 54,43 millones la molienda y de 57,98 a 58,11 millones el uso total, mientras que mantuvo en 62,32 millones la ambiciosa meta de exportaciones. Con las variables anteriores, más el ajuste de las existencias iniciales, de 14,43 a 13,75 millones, el organismo calculó el stock final en 10,48 millones de toneladas, por debajo de los 11,29 millones de mayo y de los 11,35 millones previstos por los operadores.

Para Sudamérica, el USDA elevó de 117 a 118 millones de toneladas su previsión para la cosecha de Brasil y de 72,30 a 72,95 millones su saldo exportable. En tanto que para la Argentina mantuvo sus proyecciones en 56 y en 8 millones de toneladas, respectivamente.

Las importaciones de China fueron calculadas por el USDA en 103 millones de toneladas, sin cambios.

En el nivel mundial el USDA estimó la cosecha de soja en 355,24 millones de toneladas, por encima de los 354,54 millones de mayo. Las existencias finales fueron calculadas en 87,02 millones, frente a los 86,70 millones del mes pasado y a los 86,74 millones previstos por el mercado.

 

Trigo

En su revisión de la pasada campaña estadounidense, el USDA redujo de 24,77 a 24,49 millones de toneladas las exportaciones. Esto hizo que el stock final subiera de 29,13 a 29,40 millones y que quedara casi en línea con los 29,37 millones previstos por el mercado.

Las exportaciones de Rusia fueron elevadas una vez más, de 39,50 a 40,50 millones de toneladas.

En el nivel mundial, el USDA estimó la cosecha de trigo en 758,22 millones de toneladas, casi sin variantes frente a los 758,38 millones del informe de mayo. Las existencias finales fueron proyectadas en 272,37 millones, frente a los 270,46 millones del mes anterior y a los 269,99 millones calculados por los operadores.

Con la recolección de las variedades de invierno sobre el 14% del área de la campaña nueva, el USDA estimó la cosecha total de trigo estadounidense en 49,74 millones de toneladas, por encima de los 49,57 millones de mayo y de los 49,59 millones previstos por el mercado. La mejora productiva respondió al incremento del rinde promedio, que pasó de 31,47 a 31,54 quintales por hectárea.

En el resto de las variables, mantuvo las importaciones en 3,67 millones; el uso forrajero en 3,27 millones, y el uso total en 31,22 millones. Las exportaciones fueron elevadas de 25,17 a 25,86 millones. En el balance de todas las cifras precedentes, y del leve incremento del stock inicial, de 29,13 a 29,40 millones, el organismo proyectó las existencias finales en 25,74 millones de toneladas, por debajo de los 25,98 millones del mes pasado y de los 26,07 millones calculados por los privados.

Fuera de las cifras estadounidenses destacamos lo siguiente:

  • El USDA redujo de 72 a 68,50 millones de toneladas la producción de Rusia y de 36,50 a 35 millones su saldo exportable.
  • Las cifras de Ucrania y de Kazajstán fueron sostenidas sin cambios, es decir, con cosechas de 26,50 y de 14 millones, y con exportaciones por 17 y por 8 millones, respectivamente.
  • Para Canadá la producción fue estimada en 32,50 millones de toneladas y el saldo exportable, en 23,50 millones, sin cambios.
  • Tampoco hubo variantes para Australia, cuya cosecha fue sostenida en 24 millones y sus exportaciones, en 17 millones.
  • Para la Unión Europea, el USDA redujo de 150,40 a 149,40 millones la cosecha, pero mantuvo sus importaciones en 5,50 millones y sus exportaciones, en 29 millones.
  • La producción de la Argentina fue proyectada en 19,50 millones de toneladas y las ventas externas, en 14,20 millones, sin cambios.
  • Para la India la producción fue elevada de 95 a 97 millones de toneladas, en tanto que sus importaciones fueron recortadas de 2 millones a 500.000 toneladas.

En el nivel mundial, el USDA estimó la producción de trigo en 744,69 millones de toneladas, por debajo de los 747,46 millones del informe de mayo. Las existencias finales fueron proyectadas en 266,16 millones, frente a los 264,33 millones del mes anterior y a los 263 millones calculados por los operadores.

 

 

Fuente: Granar Research