Repuntan las ventas de sembradoras

Los fondos provenientes de la cosecha permiten iniciar lentamente la actualización de los equipos agrícolas

14/05/2019 | 6:00

A partir del reciente informe de Indec sobre el sector de Maquinaria Agrícola para el primer trimestre de 2019, comienzan a observarse perspectivas positivas sobre el nivel de actividad de este importante sector fabril. Las mejores perspectivas vienen luego de un 2018 para el olvido.

Al poner bajo la lupa los niveles de ventas de los diferentes rubros del sector, se destaca el caso de las sembradoras, con un importante repunte de las unidades vendidas de 43,9% en el primer trimestre de 2019 en términos interanuales, luego de observarse una caída de 21% a lo largo de 2018.

Por su parte, las ventas de implementos no variaron en el trimestre respecto de igual trimestre del año anterior, aunque es de destacar que en 2018 las unidades vendidas habían caído 23,9%.

En el caso de cosechadoras, se manifestó una reducción de 10,6% en las unidades vendidas en el primer trimestre en términos interanuales, lo que puede interpretarse con algo de optimismo si se considera que el año anterior se habían desplomado 45,8%.

En otro andarivel se encuentran los tractores, cuyas ventas evidenciaron una caída de 28,8% en el primer trimestre en términos interanuales, teniendo en cuenta que habían caído un 35,8% durante 2018.

Por último, tomando la suma de unidades y un indicador agregado de ventas a precios constantes, se manifiesta una caída de 11,8% y 14%, respectivamente, en el primer trimestre de 2019. Ambos indicadores habían verificado una caída considerablemente mayor el año anterior, de 30,1% y 34,4%, respectivamente (ver gráfico).

Comparación por trimestres

Al analizar las variaciones de los niveles de ventas en los últimos trimestres, se observa un cambio de tendencia en la evolución de unidades vendidas. Los peores registros en términos interanuales se habían verificado en el tercer y cuarto trimestre de 2018.

En el primer trimestre de 2019, cosechadoras y tractores manifiestan menores niveles de caída que en el cuarto trimestre de 2018. Las sembradoras pasaron a terreno positivo y los implementos se ubican en 0,2% positivo luego de presentar cifras negativas el trimestre anterior.

En el caso de sembradoras, con los guarismos observados, el nivel de ventas del primer trimestre del año se encuentra en una posición levemente superior a la del primer trimestre 2017, antes de que se produjeran los efectos de la sequía, y un 62% por encima del primer trimestre de 2015. Así, se trata de la única rama que recuperó niveles de venta acordes a los de 2017. Dicho año, conviene recordar, fue de una gran cantidad de unidades vendidas de maquinaria (para todas las ramas), ya que el sector había pasado un periodo de muy fuerte contracción entre 2011 y 2015, que se revirtió especialmente en 2016 y 2017.

En el caso de los implementos, sus ventas se ubican 21% por debajo de las del mismo trimestre de 2017 y solo un 9% por encima de su análogo de 2015. Las cosechadoras y tractores se ubican 29% y 21% por encima de las unidades vendidas del primer trimestre de 2015, pero persisten en niveles por debajo del primer trimestre de 2017, inferiores en 14% y 29% respectivamente.

 

Análisis desestacionalizado

Para analizar con mayor detalle la existencia o no de un cambio de tendencia, se procedió a desestacionalizar las series de las unidades vendidas por rubro (utilizando filtros estandarizados). En términos técnicos, esta metodología permite la comparación entre trimestres seguidos, eliminando el factor estacional que presentan las series originales.

Del examen de las series desestacionalizadas, en todos los rubros se percibe una importante mejora en el primer trimestre de 2019 respecto al cuarto trimestre de 2018. En esta ocasión, también las sembradoras presentan un desempeño destacado.

También es interesante señalar el caso de cosechadoras y tractores, que, a pesar de presentar una declinación en términos interanuales, luego de quitar la estacionalidad se verifica un incremento en las ventas respecto al último trimestre de 2018. El cambio de tendencia se habría iniciado en el cuarto trimestre de 2018 y se verifica con mayor intensidad en 2019.

Normalmente, el primer trimestre del año no es de fuertes niveles de ventas, por lo cual en los próximos meses podrá confirmarse con mayor precisión la magnitud de esta recuperación.

 

Nacional vs importado

Finalmente, se analizó la evolución de la participación de la maquinaria nacional sobre el total de ventas.

A partir del año 2016, sobre la base de menores restricciones al ingreso de equipos importados, la participación nacional había disminuido en casi todos los rubros, aunque esto fue más significativo en el caso de cosechadoras y tractores.

A partir de la crisis económica que sufre el país desde el año pasado y de la gran devaluación del peso, las ventas de máquinas importadas se redujeron en mayor medida que las nacionales, lo que hizo que la proporción de éstas detenga su caída el año pasado.

Tomando datos del primer trimestre de 2019, se exhibe que, para las cosechadoras y los tractores, la tendencia citada no solo se detuvo, sino que se incrementó la proporción de maquinaria nacional (en un mercado de menor cantidad de unidades vendidas); en ambos casos suben seis puntos porcentuales.

A diferencia de los anteriores, en los implementos la relación se mantiene relativamente estable (cae 1 punto porcentual).

Por razones de secreto estadístico, no está disponible la información para las sembradoras, pero se presume un movimiento favorable a los equipos nacionales (históricamente es la rama con mayor nivel de importancia de equipos de fabricación nacional entre las que mide el Indec), permitiendo apuntalar una mayor participación nacional en el conjunto de maquinaria agrícola que se vende en la Argentina.

Como corolario conviene resaltar que este cambio de tendencia que se observa en las ventas de la mayor parte de los equipos, como la mejor performance de equipos nacionales, puede explicarse en gran medida por el desempeño actual y potencial del sector agrícola (que revierte una campaña anterior muy floja), sumado al mayor nivel de competitividad cambiaria. En algunas ramas, esta reversión es moderada y no permite recuperar la disminución de ventas experimentada en 2018, lo cual se explica por la existencia, en simultáneo, de un nivel extremadamente alto de tasas de interés (y menor disponibilidad de crédito), como también de niveles importantes de incertidumbre política y económica, que son factores de desaliento a la toma de decisiones de inversión.

En el horizonte, otro riesgo para el despegue del sector se encuentra en las fluctuaciones de precios internacionales de commodities agrícolas, que podrían condicionar la evolución futura de los ingresos generados por los sectores demandantes de máquinas en la Argentina y en el nivel global.

 

Fuente: Ieral. Fundación Mediterránea.