Maíz: mercado demandante ante una producción disminuida

Se verifican menores cosechas en la Argentina, Brasil y Estados Unidos

16/05/2018 | 10:10

“En general, los rindes de los maíces tardíos son muy bajos; no llegan a 4000 kilos por hectárea”, observa un productor bonaerense. Tal vez su único consuelo sea el precio, del orden de los 180U$S/t vs los 145 que se ofrecían para la posición Mayo en la época de siembra.

El mercado muestra un tono sostenido, que se puede proyectar también para los próximos meses: diciembre supera los 190U$S/t en el Mercado a Término y para mayo de 2019 se ofrecen 177U$S/t. La explicación de este comportamiento es la escasez de mercadería. “Tanto en el nivel regional como mundial se verifican reducciones en la producción esperada”, adelanta el consultor Sebastián Olivero.

En nuestro país es conocida la disminución de rendimiento provocada por la sequía. En Brasil, la safrinha enfrenta escasez de humedad, y por eso, Olivero estima una reducción de la producción total de 10-12 millones de toneladas.

Un poco más lejos, en Estados Unidos, la caída del área por sembrar sería de un millón de hectáreas, para quedar en 35,6 millones. Esa superficie podría dar una producción de 356,6 millones de toneladas según el USDA si se alcanzan rindes de tendencia, muy por debajo de la cosecha anterior, que llegó a 371 millones de toneladas. Esta perspectiva está provocando una caída de los stocks estadounidenses de maíz, luego de cinco años de la condición contraria. Similar comportamiento muestran las existencias mundiales: caerían a 159 millones de toneladas vs 195 de la campaña pasada.

 

Tendencia positiva

Estas realidades permiten pensar que los mercados de maíz se alejan de los precios bajos de años anteriores y que están dispuestos a tomar revancha. “La suba de cotizaciones ha sido mayor en la Argentina que en Estados Unidos, donde todavía tienen margen para aumentar si hay sorpresas climáticas en las próximas semanas”, comenta el analista. Por eso, en el mercado interno, para la posición Mayo de 2019, se ofrecen precios que superan la posición equivalente en Chicago, por lo que Olivero no descarta tomarlos con una parte de la cosecha esperada, aunque acompañados de un call en Chicago aprovechando los bajos precios en esa plaza. Otra alternativa es esperar la volatilidad del mercado climático en el hemisferio norte, que comienza a manifestarse en unas semanas, y que pueden entonar las cotizaciones si los pronósticos meteorológicos son desfavorables.