Todo lo que hay que controlar al implantar trigo en suelos húmedos

Tips para evitar encajaduras y distribución desuniforme

26/06/2019 | 6:00

En muchas zonas hay excelente humedad para la implantación de cultivos de cosecha fina, pero ese factor también puede ser una complicación para quienes operan la maquinaria si no se toman los recaudos adecuados. Un suelo con alto contenido hídrico tiene muy baja capacidad portante: el tractor y la sembradora deberán circular con el menor efecto posible sobre la superficie del suelo sin afectar la calidad de la implantación.

 

Rodados

Conviene equipar al tractor con rodado dual y baja presión de inflado, para aumentar considerablemente la superficie de apoyo sobre el suelo y repartir mejor el peso.

Según indican técnicos del INTA, al aumentar la flotabilidad del tractor se reduce el riesgo de encajarse y la resistencia a la rodadura. Para el rodado de la sembradora también se recomienda reducir la presión de inflado.

 

Tren de siembra

En el tren de siembra se aconseja utilizar cuchillas lisas o, en su defecto, invertir el sentido de giro de las cuchillas turbo o directa, de modo de evitar la adherencia de tierra. Al girar en sentido inverso, se produce la autolimpieza de la cuchilla.

Las cuchillas no deben trabajar a una profundidad superior a la de siembra para evitar una grieta debajo de la semilla que interfiera en el desarrollo de la plántula.

El surcador deberá estar en perfecto estado de conservación, sin desgaste que genere luz entre ambos discos. Una condición que puede interferir en el trabajo es la acumulación de tierra húmeda en el borde de la rueda limitadora de profundidad y en el disco surcador. Para evitarlo, el labio interno de las ruedas debe estar en excelentes condiciones, ya que de lo contrario no cumplirá su función de limpieza de los discos (ver figura).

Discos surcadores y ruedas limitadoras de profundidad

Es muy importante ajustar bien la presión de cada cuerpo de siembra con el clásico resorte o con algún otro sistema más moderno, cargando pocos kilos por cuerpo para evitar que los surcadores vayan muy abajo.

Como elementos contactadores entre la semilla y el suelo son preferibles las lengüetas. Las rueditas tienden a juntar tierra y semillas. En cualquier caso, la presión debe ser la mínima para asegurar el contacto entre la semilla y la tierra.

Las ruedas tapadoras tienen como objetivo cerrar el surco. En suelos húmedos, se deben utilizar ruedas lisas sin aro dentado y sin ángulo de ataque, de modo que solo tapen la semilla. También se debe poner atención en la presión sobre el suelo: habrá que buscar la menor presión que asegure un cierre adecuado del surco.

Los discos escotados serán causa de detenciones por atoraduras. La tierra con alto nivel de humedad se adhiere a estos y se acumula en exceso.

 

Semilla

La densidad de siembra se debe ajustar al menor valor sin descargar “un poco más por las dudas”. Todas las sembradoras en su manual poseen una tabla que indica la posición de la palanca para regular la densidad de siembra expresada en kilos por hectárea. No obstante, se debe hacer una prueba a campo antes de generalizar  la tarea para asegurar la descarga de la densidad buscada.

Para estas pruebas se deben colocar bolsitas en la descarga a la salida de los dosificadores. Luego se recogen las semillas en un recorrido cierto de la sembradora; así se obtiene un dato real.

Se puede aprovechar esta tarea para analizar la uniformidad de descarga de los dosificadores y  el tratamiento que le dan a la semilla, observando roturas y otros daños mecánicos.

 

Fuente: AZ Group.http://az-group.com.ar