Tras el tractorazo, el Gobierno reconsidera el aumento inmobiliario

A partir de las 9 de la mañana, desde los puntos ubicados en el norte y sur de la ciudad, 3500 productores se movilizaron en tractores y camionetas en dirección a la Casa de Gobierno provincial.

09/04/2012 | 10:22

El vicepresidente 2º de la Sociedad Rural Argentina, Luis Miguel Etchevehere, participó hoy del tractorazo que realizó la Mesa de Enlace de Entre Ríos, en rechazo al desmedido aumento del impuesto inmobiliario rural, que registra subas de hasta el 600%.

A partir de las 9 de la mañana, desde los puntos ubicados en el norte y sur de la ciudad,3500 productores se movilizaron en tractores y camionetas en dirección a la Casa de Gobierno provincial.

 

La Mesa de Enlace de Entre Ríos le entregó un petitorio al vicegobernador de esa provincia, José Cáceres y al ministro de gobierno, Adán Bahl “para pedirles, en representación de todo el campo entrerriano, que vuelvan para atrás con las desmedidas alzas del impuesto inmobiliario rural porque si el campo no produce, se mueren los pueblos del interior”, comentó Etchevehere.

 

Más tarde, la Mesa de Enlace de Entre Ríos se reunió con Cáceres y Bahl con quienes se acordaron los siguientes puntos:

 

-Que el pago anual o primer anticipo tenga un segundo vencimiento entre el 23 y el 27 deabril.
– A partir de mañana se convocará una mesa técnica, para analizar entre técnicos oficiales y de las entidades agropecuarias, los fundamentos del aumento en los avalúos y por lo tanto en la determinación del Impuesto.

 

“Hay una incongruencia en el Gobierno que por un lado, no nos permite vender nuestra producción ya que los mercados de trigo, leche, maíz y carne se encuentran intervenidos y por otro lado, nos impone una presión tributaria salvaje en el año que tuvimos emergencia agropecuaria que todavía no fue homologada por los decretos nacionales y que no permite que llegue la ayuda prometida a los productores”, expresó Etchevehere.

 

El reclamo se da en plena trilla y cuando se están registrando rindes de soja entre un 20 y 30% menos por debajo del promedio de la zona, por la fuerte sequía sufrida durante el verano, indicaron.