Cae el consumo de carne vacuna que pierde participación en la dieta de los argentinos

El informe elaborado por el Mercado ganadero de Rosario establece que en lo que va del año, el consumo aparente de carne vacuna se ha contraído cerca de un 12% respecto de igual período de 2018, pasando de 58,7 kilos a 51,8 kilos per cápita. Sin embargo, el consumo de los otros dos sustitutos -cerdo y pollo- prácticamente no ha sufrido alteración”.

09/09/2019 | 9:41

Las sumas acumuladas entre las tres principales carnes, pese a una retracción de 6 kilos en medio de la crisis económica actual (bajó de 116 kilos per cápita en 2018 a 110 kilos este año), muestra que en los últimos 20 años (salvo por la crisis de 2001/02) el consumo de todas las carnes “no ha variado sustancialmente, sino que ha estado fluctuando dentro del rango de los 100 a 115 kilogramos por habitante por año, aunque con cambios en su integración”.

“Durante la primera década analizada, de 2000 a 2009, el consumo de carne vacuna representaba en promedio el 67% del total consumido por los argentinos, mientras que en el segundo período, de 2010 a la actualidad, su participación promedio ha descendido al 52%”.

En los siete primeros meses de 2019, define el informe del Rosgan, la carne vacuna cayó a su mínimo histórico del 42%.
Además el Rosgan compara la situación del consumo de carnes en la Argentina con la de otros países. De allí surge que seguimos siendo, a pesar de la caída y de los cambios en la composición de la canasta cárnica, de los mayores comedores de proteína animal del mundo.