Carrera contra la inflación: qué pasó con la carne y la hacienda vacuna en 2018

Según datos del IPCVA en diciembre los precios de la carne vacuna tuvieron un incremento interanual del 39% contra una inflación del 48%. Es decir, el valor de la carne vacuna aumento 16% menos que la inflación promedio de la economía argentina.

10/01/2019 | 7:10

En tanto a los precios del pollo le pasó lo contrario. Su aumento fue de 67,4%. Pasa cuando el bolsillo aprieta que el consumo se deriva a esa carne sustituta que durante años tuvo incrementos menores y que en 2018 de la mano de exportaciones sostenidas y de menor oferta para el consumo sus precios aumentaron.

La carne de cerdos fue la menos beneficiada, en este caso el aumento fue de sólo 33%. Es probable que se trate de la cadena más afectada de las 3 teniendo en cuenta su nivel de intensificación, la demanda de energía, cada vez más costosa y el impacto de la devaluación sobre insumos como el alimento.

Al tiempo que el precio de la carne aumentó 39% interanual los precios de la hacienda tuvieron una variación más favorable y más en línea con la inflación aunque lejos de la suba de costos.

El novillo aumento 47%. Mientras tanto el consumo liviano el aumento fue de 40% para terneras y 43% para novillitos y vacas. En estos casos hay que tener en cuenta que luego de un año de retraso en el cierre de diciembre se dio una recomposición de valores por la sucesión de feriados y de días con lluvias que complicaron el abastecimiento, aunque está claro que el año pasado fue de pérdidas tanto para la cría como para el engorde de ganado más allá del resultado al final del período. 

Y se destaca finalmente la vaca con suba de 60% apuntalada por la mayor demanda de China.