Ingresos y divisas: Para no marearnos con las subas

El recorte productivo es un hecho, los volúmenes en que se concreten es la pregunta. Esto tiene dos grandes impactos a muy diferente escala, uno a nivel predio, cada agro empresa deberá estimar sus pérdidas, y otro a nivel nacional, por el ingreso de divisas provenientes del complejo sojero y del maíz como grano.

19/02/2018 | 5:13

Ingresos y divisas

El recorte productivo es un hecho, los volúmenes en que se concreten es la pregunta. Esto tiene dos grandes impactos a muy diferente escala, uno a nivel predio, cada agro empresa deberá estimar sus pérdidas, y otro a nivel nacional, por el ingreso de divisas provenientes del complejo sojero y del maíz como grano.

 Realidad Predial: Volvamos a enfocar los costos de la presente campaña, rendimientos potenciales, y precios necesarios para lograr un ingreso viable.

SOJA: Los costos de implantación bajarían 2 a 3 quintales por hectárea, por la suba de precios. La comercialización y cosecha, que representa del 20 al 22% del ingreso bruto, dependerá de los rendimientos y precios logrados. Por último, el costo de alquiler, en aquellos contratos en que figuran qq/ha de soja a cosecha, debe ser cumplido con el volumen pactado y al valor de cosecha. Solo los costos de implantación se diluirían por las subas de precio, mientras los demás, sobre todo los alquileres, habrá que afrontarlos a través de buenas decisiones comerciales.

Las subas de precios de esta semana permiten compensar al menos parcialmente las mermas de rendimientos, teniendo en cuenta la siembra con una idea de soja Mayo 2018 a U$S 250-260/TN, los actuales U$S 294/TN son superadores, y los máximos para la soja Mayo 2018 hasta ahora.

El problema es el rendimiento y el sostén de las actuales subas en el corto plazo. En cuanto al rendimiento, lotes de 40 qq/ha podrían sufrir mermas desde el 10 al 50%, dado que las lluvias han sido muy dispares y escasas. Tener estimaciones de pérdida potencial permite recalcular decisiones comerciales, en función del volumen comprometido a cosecha, y el riesgo de perder los valores actuales en esa época.

Así, poner precio a Mayo o Julio 2018, entre U$S 290-300/TN, podría ser una alternativa que mitigue parte de las pérdidas de volumen, evitando un retroceso hacia los U$S 270-280/TN, por compensarse los recortes nacionales, con mayor producción internacional, en el inmediato Brasil, y luego Estados Unidos con mayor superficie de siembra 18/19.

MAIZ: Este grano que ocupa el 30% de la superficie respecto a la superficie de soja, también se encuentra en riesgo de recibir fuertes recortes de volumen, sobre todo las siembras de segunda y tardías, que recibieron la seca en plena floración. Las subas para el maíz Julio 2018, que representan el maíz tardío, aun no toman el valor que pudiera, teniendo en cuenta recortes de entre 7 y 10 millones de toneladas, las subas podrían superar los U$S 160/TN, valor al que aún no ha llegado, como se observa en el gráfico.

Al igual que en soja, conocer el estado de lotes tardíos, pérdidas potenciales de superficie, y esperar subas por encima de U$S 160/TN para fijar precio a Julio, dado que, en caso de no haber problemas de siembra de safriña en Brasil, hacia Julio los precios volverán a verse presionados a la baja.

 Realidad Nacional: A nivel país, las subas de precios de exportación debieran compensar el menor volumen que se espera obtener tanto de soja como de maíz.
Durante el 2017 las exportaciones del complejo sojero (grano, harina y aceite) ingresaron al país 15,4 millones de Dólares, y las exportaciones de maíz 3,8 millones de Dólares.

Si consideramos los recortes de volumen hasta ahora proyectados, soja en 9 millones de toneladas, logrando una cosecha 18/19 de 45 millones de toneladas, y maíz de 7 millones de toneladas, con 35 millones a cosechar, estamos muy por debajo de la cosecha del año pasado, 57,5 millones en soja y 39 millones de toneladas de maíz.

Con estos recortes productivos, los precios de exportación, que también subieron, debieran estabilizarse en valores más altos que el año pasado, para lograr un ingreso de divisas similar.

En el siguiente cuadro vemos los precios de exportación FOB, que predominaron en 2017, los precios FOB actuales, en plenas subas, y los precios que debieran tomar, para lograr un similar ingreso de divisas con menor volumen a exportar.

Los valores calculados para el complejo sojero, en función de los volúmenes exportados en harina, aceite y grano, permitirían una soja 2018 en torno a los U$S 280/TN para el productor, y un maíz entre U$S 160 y 170/TN.
Conclusiones: Los valores planteados son hipótesis, y podrían no representar la realidad dentro de dos meses, donde los recortes de volumen pueden superar las expectativas, y las subas de precios podrían no ser suficientes, y generar problemas financieros para algunos, a la hora de afrontar pagos de alquileres y la nueva siembra.
Es en este contexto complicado, cuando hay que anclar la mirada a un punto fijo, para evitar marearse y no perder el enfoque de lo importante, proteger la rentabilidad, recalcular costos pasados y futuros, tomar decisiones en momentos de subas y no quedarse paralizado en el rol de espectador.

Ing. Agr. Marianela De Emilio
INTA Las Rosas
[email protected]
03471-15556108