Los chinos están de vacaciones y el mercado lo sabe

El mercado está un poco desilusionado ya que a pesar de los anuncios y las efectivas compras de soja por parte de China en los Estados Unidos, no se evidencia efecto ni en el volumen operado ni en los precios de Chicago. 

06/02/2019 | 1:18

Celina Mesquida – RJO’Brien – AgroEducación

El mercado está un poco desilusionado ya que a pesar de los anuncios y las efectivas compras de soja por parte de China en los Estados Unidos, no se evidencia efecto ni en el volumen operado ni en los precios de Chicago.

Mientras China esta de vacaciones, la infomación oficial comienza a aparecer, los fondos de especulación han mostrado datos correspondientes a la semana del 31 de diciembre de 2018, donde básicamente en maíz la posición de los fondos era de 56 mil lotes netos largos, en trigo 32 mil lotes netos cortos y en soja 18 mil lotes netos cortos. Con estos datos no podemos inferir ningún comportamiento ya que es lo sucedido hace más de un mes.

Por otro lado, para el reporte tan ansiado del USDA del viernes, se espera que el rendimiento de soja se recorte en 0.3-0.5 BPA, y en consecuencia que las existencias bajen en 29 – 50 millones de bushels. Muchos creen que en efecto, los stocks no se verían reducidos debido a que últimamente, las compras chinas despistaron al fantasma del “retroceso de la demanda”. Existe una prudente discrepancia entre lo que el mercado muestra y las estimaciones de los operadores previos al Informe del USDA. Y si bien muchos se inclinan a un reporte “alcista” no estamos tan seguros de que así sea.

Para maíz, la estimación de rendimiento previa al reporte es de casi de 1 BPA menos que lo estimado en diciembre. Esa cifra en sí misma no cambiaría mucho las cosas, pero si el recorte del rendimiento es mayor, la situación para el maíz puede ponerse interesante. Al igual que para soja, el rol más importante lo jugaran los números de la demanda. La industria de etanol aún no repunta ya que sus margenes continúan negativos, el uso de alimento balanceado es una incógnita y la exportación tiene a dos grandes competencias (Brasil y Argetina) con capacidad de quitarle mercado durante el segundo semestre, si el clima lo acompaña.

El trabajo del mercado durante los próximos 30 a 45 días, será disuadir al Farmer de sembrar soja. Sabemos muy bien a estos niveles de precios hay pocas razones para que el Farmer cambie su rotación, el área de soja no cambiará mucho respecto al año pasado. La soja necesita romperse y el maíz quedarse quieto, o el precio de la soja estable y el maíz ralear. ¿Para qué lado se inclinan?

Bajo este escenario, no vemos cantidad necesaria de caída de área de soja en USA que ayude a reducir la cantidad de existencias que se están construyendo año a año. China aún no quita el arancel del 25% sobre la soja y Trump en su discurso continúa muy firme con la protección de la propiedad intelectual y una balanza comercial menos deficitaria para USA. Si bien parecía que estábamos muy cerca de que el mercado reanude su habitual comportamiento de comercialización, aún queda espacio por recorrer. La realidad es que la norma no es la que era, y tendremos que crear una nueva.