Alta productividad y bajos costos, la clave del éxito en la producción de alfalfas

PRO INTA LUJAN y PRO INTA PATRICIA. Variedades de alfalfa de excelente comportamiento en la región pampeana son las ofertas de Produsem S.A. en la presente campaña.

29/04/2013 | 7:15

En el ámbito de la producción de forrajes, la alfalfa es la forrajera por excelencia, dada su ideal combinación de calidad y cantidad de materia seca por hectárea implantada. La interacción de genética y ambiente se ve maximizada por la posibilidad de optar por distintos grupos de latencia invernal o GLI, lo que hace que el cultivo se vea menos expuesto a situaciones de stress térmico por heladas importantes.

 

Los GLI más utilizados en nuestro medio van del GL IV al GL IX, siendo los primeros más utilizados en la zona sur del país y los últimos más utilizados en zonas donde la frecuencia de heladas no es determinante en la producción de pasto. Cada uno de estos grupos de GL tienen o tuvieron variedades de referencia dada su nivel de producción, adaptación a nuestro medio y costo de implantación. Pero las mismas están siendo superadas por el avance genético logrado en los últimos años.

 

La interacción de genética y ambiente es la base de todo rendimiento para cualquier cultivo en el cual se produzca materia seca, se presente ésta bajo la forma de granos o de forrajes. Y el rendimiento es la base de los ingresos obtenidos en cualquier explotación. El arte pasa por lograr el mayor rendimiento de la manera más eficiente posible. Ante una situación de prácticamente estancamiento de precios en términos relativos a la inflación, tanto de carne como de leche, la productividad de materia seca digestible pasa a ser el componente principal en los ingresos del productor y la eficiencia en costos por kilo producido uno de los principales puntos que hacen a la rentabilidad del sistema ganadero.

 

Produsem S.A., empresa líder en la producción y comercialización de alfalfas ofrece dentro de su portafolio de productos PRO INTA LUJÁN,  variedad del GL 6. Es un excelente material para la producción de pasto para ganado destinado a cría o invernada como así también en tambos establecidos en zonas donde las heladas son un factor limitante. Se destaca por su mayor resistencia a enfermedades de raíz y corona que VICTORIA , de la cual deriva, su sobresaliente persistencia y altísima producción de pasto. Por su parte PRO INTA PATRICIA, es un material del GL 7, que presenta una alta persistencia y excelente desempeño en suelos deficitarios. Tiene un excelente paquete sanitario con altísima productividad de materia seca.

 

Ambas variedades vienen mostrando a lo largo de los años una contundencia muy marcada en cuanto a los kilos de materia seca producida por hectárea. Esta en promedio es cercana a los 2500 kgs mas que el promedio de las variedades evaluadas de similar Grado de Latencia Invernal. Es el equivalente a 250 a 300 kgs mas de carne, en función de la categoría de hacienda o a 2000 a 2500 lts de leche, dependiendo del manejo general del rodeo. Esto redunda en ingresos de $2500 a $3000 por hectárea en el caso de la carne y de $3500 a $4500 para el caso de la leche. Estos números son aproximados en pesos por hectárea y por año.