En trigo, la calidad mejora el negocio

En esta campaña triguera, cuya cosecha está finalizando, los trigos con calidad panadera tendrán mejores posibilidades de comercialización. La clave, combinar rendimiento, calidad y sanidad. Por qué Floripán es la respuesta.

28/01/2015 | 7:48

La campaña triguera cuya cosecha está en su fase final, mostró rendimientos dispares en función del ambiente, el aporte de nitrógeno realizado, la variedad utilizada y la incidencia de las altas temperaturas de fines de octubre. Eso determinó que el negocio cambie radicalmente en función del ambiente utilizado para la siembra y la tecnología aplicada.

 

Ahora bien, es común para todos los resultados productivos obtenidos, que la fluidez de la comercialización de la mercadería dependa fundamentalmente de la calidad cosechada. Aquellos lotes donde la calidad panadera sea aceptable o buena, sin duda tendrán mayores posibilidades de ser ubicados en forma rápida y fluida que aquellos donde la calidad panadera no es la deseada.

 

Hay una tendencia a pensar que las variedades más rendidoras tienen una calidad panadera inferior, mientras que las de calidad, lo obtienen muchas veces con igual rendimiento potencial. En este sentido, las variedades Floripán del semillero AGseed, especialmente el Floripán 100, marcan una diferencia con respecto a la tendencia de relaciones entre calidad, rendimiento y sanidad.

 

AGseed es una compañía semillera argentina, única en contar con un programa genético triguero 100% nacional, donde se privilegia la ecuación de productividad por hectárea con alta calidad panadera, además de un programa que privilegia el equilibrio de sus tres pilares fundamentales: rendimiento, calidad y sanidad, lo que se traduce en bonificaciones y en la posibilidad de comercializar el trigo durante todo el año, sin problemas. Las variedades Floripán 100, 200, 300 y 301, son materiales de ciclo intermedio corto a intermedio largo, que combinan muy buenos packs sanitarios, alta producción y mejor calidad, logrando un diferencial en los ingresos por hectárea a un costo por kilo cosechado reducido.

 

Los datos preliminares de rendimiento para las diferentes variedades y ambientes de siembra marcan una tendencia de altos rendimientos; entre los que se destacan:  valores superiores a los 4.300 kgs para Floripán 100 en la zona del Sudoeste de Bs. As. y Centro Este de Santa Fe, 4.500 kgs para Floripán 200 en las mismas zonas  y de 4.000 Kgs para Floripán 300 para el Norte de Córdoba.