Año Niño, año de gramíneas

Las condiciones ambientales generadas por los años climáticamente denominados ‘Niño’ favorecen los cultivos de gramíneas, pero también las malezas de este tipo. Rotam les pone un Freno® a su avance.

23/11/2015 | 4:22

Los años de la fase climática ‘Niño’ son favorables para la producción de cultivos de gramíneas estivales, ya que poseen un régimen térmico moderado y abundantes precipitaciones que favorecen su etapa vegetativa y reproductiva. Pero, esto también corre para las malezas anuales del tipo de hoja angosta o gramíneas. Se le debe agregar que muchos lotes fueron laboreados durante el otoño y el invierno, lo que sumado a las condiciones de latitud donde se centra la mayor producción de soja de nuestro país, genera un escenario de gran predisposición a la aparición de estas especies.

 

Este escenario está llevando a una mayor utilización de herbicidas pre-emergentes para frenar el nacimiento de las malezas, pero hasta el producto más eficiente no puede garantizar que no estén presentes en algún momento del cultivo, más teniendo en cuenta las fuertes precipitaciones del fin de primavera e inicios del verano que amenazan la actividad y eficiencia de los productos. Aquí es donde se hace necesario aplicar graminicidas post-emergentes que eliminen las plantas que escapan a la acción del pre-emergente utilizado, logrando dos objetivos en uno: primero, evitar el daño productivo y segundo, reducir el riesgo de generación de resistencias.

 

En este sentido, Rotam, compañía líder en la formulación de principios activos post patente, lanzó al mercado Freno®, un herbicida post-emergente formulado en base Cletodim, pero con el diferencial de calidad de formulación característico de Rotam, cuyos estándares de síntesis y control de calidad son más cercanos a la industria farmacéutica que a la de agroquímicos.

 

Freno® debe ser aplicado en el momento de emergencia temprana de las gramíneas a controlar, junto con aceites minerales o vegetales metilados de alta calidad.