La FAO participó del Encuentro Jóvenes y Comunidades Rurales en Alternancia y abordó la problemática del Cambio Climático

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) participó del Encuentro de Jóvenes y Comunidades Rurales en Alternancia llevado a cabo el 24 de mayo por la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación en el Destacamento de Granaderos a Caballo «General San Martín», de la ciudad correntina de Yapeyú.

23/05/2022 | 3:59

Del encuentro, que contó con más de 2.500 jóvenes que concurren a Centros de Educación Formativos por Alternancia (CEFA), también participaron autoridades de la Organización Nacional de Escuelas de Alternancia de la República Argentina (ONEARA); de la Asociación Internacional de Movimientos Familiares de Educación Rural (AIMFR) y de la Organización Internacional de Trabajo (OIT).

El ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, Julián Domínguez, destacó que «como sanmartiniano y argentino es un orgullo enorme estar en esta tierra, donde además nació la agricultura, rodeado de jóvenes que abrazan la producción y los mejores valores de nuestra Patria».

“La presencia territorial y el conocimiento de las realidades productivas de nuestro país son un rasgo central que poseen las escuelas agrarias y agrotécnicas, las cuales son centrales para la formación del capital humano y para la promoción del arraigo local de las poblaciones jóvenes en su medio productivo”, agregó Domínguez.

El secretario de Agricultura, Matías Lestani, presidente de la Asociación Internacional de Movimientos Familiares de Educación Rural (AIMFR) y egresado de una escuela de alternancia, expresó: “Los veo y me veo yo mismo hace muchos años atrás. Soy un orgulloso producto de la escuela de alternancia. Creo firmemente en esta educación. Lo van a ver cuando salgan, es algo que te atraviesa, por eso se es alumno de alternancia toda la vida. Están en uno de los sistemas de educación más lindos del mundo, y de los más importantes en cuanto arraigo y desarrollo territorial”.

“Este modelo educativo está probado en todo el mundo. La pandemia solo puso en valor la flexibilidad de las escuelas de alternancia. Y como dijo Paulo Freire, la educación no cambia el mundo, cambia a las personas que cambiarán el mundo”, resumió.

La intendenta municipal de la localidad de Yapeyú, Marisol Fagundez, destacó que “las escuelas de alternancia fueron creadas allá por 1930 para hacer frente al desarraigo de aquellos chicos que vivían en zonas rurales. Con el pasar de los años también asistieron muchos chicos de la ciudad. Es el lugar donde aprendieron conocimiento y valores”.

“Hace casi 400 años este lugar fue pilar para la economía de un país y de la región, a través de la agricultura, algo que se fomenta en cada una de las escuelas, y que hace al progreso de nuestro país. Nuestros guaraníes trabajaban y forjaban la tierra. De acá levantaron la economía de toda una región, y que ustedes estén hoy acá es para que se vayan nutridos con esa esencia, con ese fervor y entusiasmo de lo que están haciendo, por el futuro de ustedes y de nuestras generaciones”, remarcó.

Durante el encuentro se desarrollaron múltiples charlas en paralelo, dirigidas tanto a alumnas y alumnos de las escuelas como a docentes, madres y padres, que versaron sobre temas como Cambio Climático, el cual fue abordado por la FAO, producción agropecuaria sostenible, AgTech aplicada a la Ganadería, Acuicultura, Cooperativismo y Desarrollo Rural, entre otros.

Charlemos sobre Cambio Climático: la exposición de Carolina Bruzzese, de la FAO Argentina

La asistente técnica ambiental de FAO Argentina, Carolina Bruzzese, brindó una charla sobre Cambio Climático y el trabajo que hace la FAO para abordarlo. “En dos siglos hubo un cambio en la composición de gases de la atmósfera que no tiene comparación con ningún otro momento de la historia”, destacó.

“La deforestación es una de las causas del Cambio Climático, porque no sólo libera grandes cantidades de Gases de Efecto Invernadero (GEI) hacia la atmósfera, sino que también provoca pérdida de biodiversidad, de hábitats y de servicios ambientales”, agregó.

Para atender la problemática ambiental, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) tiene distintas convenciones, que son acuerdos entre países sobre cómo abordar desafíos comunes: la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), la Convención sobre Diversidad Biológica (CDB) y la Convención de las Naciones Unidas de lucha contra la Desertificación (UNDCCD), por citar algunas de ellas. Al respecto, Argentina subscribió y ratificó estas convenciones de la ONU y sus acuerdos.

Ante un gran número de jóvenes, Bruzzese citó el artículo 1 de la CMNUCC de 2015: “El cambio climático es el cambio de clima que se atribuye directa o indirectamente a la actividad humana, que altera la composición de la atmósfera global y que se suma a la variabilidad natural del clima observada durante períodos de tiempo comparables”.

“La FAO trabaja en Argentina junto al gobierno nacional a través de sus ministerios, siendo el de Agricultura, Ganadería y Pesca de La Nación (MAGyP) una de las principales contrapartes con la cual implementa varias iniciativas, así como también con los gobiernos provinciales y municipales, organismos descentralizados y diversas organizaciones de la sociedad civil. Esa articulación se da en proyectos y programas de diversas temáticas afines a sus competencias (seguridad alimentaria, protección del ambiente, gestión sustentable de los recursos naturales y cambio climático, fortalecimiento y arraigo a la agricultura familiar) y busca fortalecer las capacidades técnicas y operativas”, explicó Bruzzese.

Una de las iniciativas donde la FAO presta colaboración técnica es en el proyecto educativo “Así son los suelos de mi país”, liderado por los Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (CREA) y dirigido a estudiantes de escuelas primarias y secundarias, con el propósito de realizar trabajos de investigación y vinculación con el medio que tengan en cuenta los recursos naturales (Suelo, Agua, Aire y Biodiversidad) y su relación con la producción agropecuaria y el ambiente. En el marco de su 6ta edición, Bruzzese invitó a las y los docentes presentes a inscribirse y participar de este proyecto.

Del mismo modo, el Proyecto de Pagos Basados en Resultados de REDD+ por reducciones en deforestación en el período de resultados 2014-2016 (GCP/ARG/029/GCF), al cual adhirieron las 23 provincias argentinas, es otro caso concreto en que la FAO presta colaboración técnica para abordar el Cambio Climático. En efecto, REDD+ es una herramienta de la CMNUCC.

El proyecto es liderado por el Gobierno de Argentina, a través del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Social (MAyDS), cuenta con el financiamiento del Fondo Verde para el Clima (GCF, por sus siglas en inglés), tendrá una duración de seis años y busca fortalecer la Ley N° 26331, buscando lograr un manejo sostenible de bosques nativos, aumentar las reservas de carbono y reducir las emisiones derivadas de la deforestación y degradación forestal.

La FAO trabaja de modo permanente en la generación de material técnico para productores, asesores, educadores y público en general que esté interesado. En el encuentro se repartieron ejemplares de algunas publicaciones referidas al Cambio Climático, bosques, agua, suelos, biodiversidad, entre otros temas, y se facilitaron códigos QR para acceder a ellas en formato digital:

A partir del Acuerdo de París de 2015, los Estados miembros de las Naciones Unidas se comprometieron a implementar políticas públicas que apunten a una reducción de las emisiones de Gases de Efecto Invernadero, de manera que la temperatura media mundial no supere los 2ºC con respecto a niveles preindustriales, y a proseguir los esfuerzos para limitar ese aumento a 1,5ºC, reconociendo que ello reduciría considerablemente los riesgos y los efectos del cambio climático.

El mismo año, la Asamblea General de la ONU adoptó la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, mediante la cual los Estados miembros se comprometieron con los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y sus 169 metas de carácter integrado e indivisible que abarcan las esferas económica, social y ambiental

El Marco estratégico de la FAO para 2022-2031 busca respaldar esta Agenda mediante la transición hacia sistemas agroalimentarios más eficientes, inclusivos, resilientes y sostenibles, para conseguir una mejor producción, una mejor nutrición, un mejor medio ambiente y una vida mejor, sin dejar a nadie atrás.